Los fanfiction

Cuando comencé a leer Harry Potter recién se había publicado El cáliz de fuego, que es el cuarto libro de la saga. Mientras esperaba la quinta entrega, descubrí el mundo de los fanfiction. Al principio, sólo eran lecturas para pasar el rato. Era una forma de seguir participando del universo de Harry Potter, pero de manera extra oficial. Sin embargo, a medida que leía iba descubriendo historias tan o más buenas como los libros de Rowling. Yo misma terminé escribiendo varias historias basadas en el universo de dicha autora. Fueron los fanfiction los que me insertaron de lleno en el mundo de la escritura y justamente por eso quiero dedicar una entrada a explicar el riquísimo universo de estas historias.

Los fanfiction (también llamados fanfics o fics) son escritos de fanáticos, que se basan en el universo y/o personajes creados por cierto autor. Pueden ser historias basadas en novelas, películas, series, dibujos animados, etc. El continuar historias, modificarlas o utilizar los mundos creados por otros autores ha sido una práctica habitual en la historia de la literatura; la diferencia radica en que los fanfiction son escritos publicados sin fines de lucro. Si Las nieblas de Avalón de Marion Zimmer Bradley o Candomblé, caipirinha y Sherlock Holmes de Jô Soares hubieran sido publicados de manera gratuita en internet, no tendrían mucha diferencia con los fanfiction. Ni siquiera la calidad artística, pues muchos fics pueden llegar a ser incluso mejores que las obras originales.

El principal atractivo de los fanfiction es que puedes escribir (o leer) situaciones que no se dan en la obra original, pero que te gustaría que sucedieran. Una novela dramática perfectamente puede convertirse en una comedia. Un libro juvenil no contiene escenas eróticas, pero existen fanfiction para mayores que sí pueden contenerlas (rated M +16 o rated MA +18). Aún más alocado, es mezclar universos: ¿qué pasaría si los personajes de El señor de los anillos se encontrarán con los de Harry Potter? Muchos fanfics responden de diversas maneras a esa pregunta.

Personalmente, adoro los fanfiction. Me gusta la idea de que quiénes publican estas historias lo hagan por pasión. Es decir, se trata de personas que saben que sus escritos no serán famosos, saben que no ganarán dinero y ni siquiera saben si alguien los leerá… Pero aún así persisten, publicando capítulo tras capítulo libros enteros. También creo que los fanfics pueden llegar a complementar la obra original, ya sea explicando situaciones que los autores no explicaron o ahondando en la psicología de los personajes. E incluso sirven para alimentar la fantasía: hay escritores que se insertan a sí mismos en mundos imaginarios creados por otros.

Y tú, lector: ¿has escrito o leído fanfictions?

Anuncios

El peso del presente en la Historia

En su libro La historia como conocimiento, Henri Irenée Marrou plantea que “la riqueza del conocimiento histórico es directamente proporcional a la de la cultura personal de historiador” [1]. Esto quiere decir que al estudiar el pasado, la interpretación del historiador estará determinada por sí mismo y por el presente en el que se ve inmerso. Y si bien en el siglo XIX se intentó objetivizar la historia, hoy se entiende que la disciplina de estudiar el pasado es subjetiva o, al menos, relativamente objetiva. El hallazgo de fuentes de una época nunca nos dirá todo lo que queremos o necesitamos saber de ella; por lo tanto, el historiador debe completar ciertos vacíos. Un ejemplo de esto es el hallazgo de la llamada Venus de Willendorf: a fines del siglo XIX se la interpretó como un objeto sexual o estereotipo femenino. En la actualidad se plantea que el género es una construcción social y difícilmente una cultura prehistórica tendría la misma percepción de la femineidad que la nuestra [2].

El historiador no busca reconstruir el pasado, porque reconoce que esto sería imposible. Su labor consiste en tratar de hacer inteligible una época y percibir lo que en ella se entendía. Como ya se dijo antes, esto se verá influenciado por el presente. Así también las inquietudes del historiador serán influidas por su propia época y cultura: las temáticas que decida trabajar no serán las mismas para todos los historiadores. Algunos preferirán enfocarse en la historia social, otros en la económica e incluso unos decidirán enfocarse en la microhistoria y relatar un pequeño acontecimiento para reflejar el período estudiado.

“La investigación continúa siempre fecunda. Porque los historiadores no son detectores inertes, porque leen con ojos nuevos los mismos documentos basándose en cuestionarios que se reajustan constantemente” [3]. Estas palabras de George Duby dan cuenta de lo amplio que puede ser el estudio del pasado. Incluso si varios historiadores eligen el mismo tema, pueden abordarlo desde nuevos enfoques o hacerse otras preguntas respecto a al mismo tema o mismas fuentes. Esto permite conocer el pasado de manera mucho más amplia, a diferencia de la Historia del siglo XIX que sólo se enfocaba en acontecimientos políticos y bélicos.

Por todo lo anteriormente explicado, pueden surgir voces que sugieran que la Historia es ficción. Sin embargo, aceptar la subjetividad en la Historia no significa igualarla a la ficción. La primera está basada en explicaciones demostrables a través de fuentes, mientras que la segunda es sólo fruto de la imaginación. El historiador debe poseer rigor metodológico, criticar las fuentes y, si bien no puede ser completamente objetivo, debe ser imparcial. Evitar los juicios de valor y por lo tanto, el peso del presente, porque como dice Duby: “el más sofisticado de los glosarios resultaba insuficiente, pues todos aquellos términos, al ser préstamos de otra lengua, no se ajustaban jamás de manera exacta a la realidad que pretendía reflejar el hombre que los empleaba” [4]. Esto es aplicable tanto al lenguaje, como a la moral; ambos cambiantes según cada cultura.

Pese a las diferencias entre ficción e Historia, esta última puede utilizar a la primera como medio para difundir el conocimiento del pasado. Como Claudio Rolle indica en su ensayo La Ficción, la Conjetura y los Andamiajes de la Historia, la ficción es un excelente método para mostrar el pasado. Es una vía de difusión ventajosa en parte por su claridad al expresar costumbres de antaño y en parte por su lenguaje sencillo que puede llegar a más gente [5]. Hoy en día están muy en boga las novelas históricas, tal como Los pilares de la Tierra de Ken Follet (ambientada en la Inglaterra del siglo XII) o Legión imperial escrita por el historiador Paul Doherty [6]. Este hecho debiera ser aprovechado por los historiadores para acercar la Historia a las personas que no están inmersas en el mundo académico. Al fin y al cabo, el historiador no sólo debe dejarse influir por sus inquietudes al momento de elegir un período a estudiar, sino también en las inquietudes del resto de la sociedad.

El proceso de construcción del conocimiento histórico está, por lo tanto, sujeto al presente o al servicio del mismo. Al momento de elegir un período y temática, el historiador debe buscar comprender el presente para así darle a la Historia una utilidad que vaya más allá del gusto de unos pocos. Por lo tanto, el peso del presente tanto en el historiador como en la Historia estará siempre allí. Esto no debe verse como una desventaja; al contrario, nos permite comprender a cabalidad el pasado, pues cada época se planteará preguntas diferentes en cuanto a lo que pasó, completando nuestra visión.

  • [1] MARROU, Henri Irenée. “La historia como conocimiento”, Madrid: Idea Universitaria, 1999; p. 30.
  • [2] WITCOMBE, Christopher L.C.E. “Venus of Willendorf”, http://arthistoryresources.net/willendorf/. Última visita: 8 de mayo del 2010.
  • [3] DUBY, Georges. “La historia continúa”, Madrid: Debate, 1992; p. 62.
  • [4] Ibid, p. 44.[5] ROLLE, Claudio. “La Ficción, la Conjetura y los Andamiajes de la Historia”, Instituo de Historia Pontificia Universidad Católica Última visita: 8 de mayo del 2010, página 5.
  • [6] Para más títulos de novelas históricas, se puede visitar la página: http://www.novelahistorica.net. Última visita: 10 de mayo del 2010.